top of page

Nieve de Abril

Actualizado: 10 mar 2023

De todas las cosas, despertarse con una completa blancura a fines de abril es lo menos que esperas en España (a menos que vivas en Islandia o Noruega o en otro lugar del norte donde la nieve primaveral es algo habitual). Así que el 20 de abril nos despertamos, abrimos las persianas y voilá!

Esa fue, con mucho, la mayor cantidad de nieve que recibimos durante la noche durante todo el invierno. Cuando abrí la puerta para dar un paseo con nuestra perra, había más de 20 cm de nieve en el umbral. Luna estaba desconcertada al principio y poco después estaba saltando de emoción y arrojándose a los ventisqueros. La calle estaba toda cubierta de nieve. Nos encontramos con esta vista de camino al parque natural del Carrascal.

Sin embargo, no nos arriesgamos a entrar al parque ya que las ramas de los árboles comenzaron a romperse bajo el peso de la nieve y dos de ellos se derrumbaron a unos centímetros de mí. Luna se asustó por el ruido de las ramas que caían y empezó a tirar de mí todo el camino de regreso a casa. Como seguía nevando, después de nuestro breve paseo decidí salir solo con mi cámara.


Uno de los raros casos en los que estaría tomando fotos al mediodía, pero como el tiempo cambiaría hacia el final del día, fue un momento único para presenciar.


El tractorista local limpió la vía principal para hacerla transitable.

Más ramas de árboles derrumbadas...


Manteniéndome alerta de las ramas que podrían derrumbarse, me escabullí hasta el parque Carrascal. Valió la pena después de todo.


No será pronto volveré a ver este tipo de escenario.


Mis polainas resistentes al agua en las piernas fueron muy útiles para deambular por la nieve que casi llegaba a las rodillas.

Por la tarde el tiempo ya estaba cambiando y la nieve comenzó a derretirse, cambiando sus texturas. El cielo también se tornó más dramático así que una vez más para no perder un momento salimos los tres a caminar, yo con cámara, Juan - con paraguas roja y Luna con ganas de correr libre.


Mientras Luna corría, mis ojos buscaban desesperadamente texturas interesantes en la corteza de nieve.



Cuando me quedé sin texturas, mi atención se centró en los retratos de Luna. Ella es realmente una perra hermosa.

Juan y Luna montan un tándem para disfrutar juntos de los atardeceres.

¡El cielo se incendió!

Esta era la confianza con la que Luna miraba hacia el nuevo día.




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page