top of page

Dos Semanas De Vanlife En Gran Canaria

Actualizado: 4 dic 2022



En pandemia nos quedamos atrapados en la comunidad de Madrid por un tiempo y cuando se levantaron las restricciones, Juan se quedó atrapado en el proyecto que no iba a terminar pronto. Lo siguiente en el horizonte era mudarme de Madrid a un nuevo lugar que significaría que no tendría tiempo para viajar por un tiempo. Logré convencerlo para que probara la vida en una furgoneta y trabajara al estilo nómada mientras disfrutaba de un paisaje diferente. El viaje se organizó apenas una semana antes de la salida. Conseguimos un router portátil, una tarjeta SIM de datos ilimitados y alquilamos una furgoneta camper durante 2 semanas a través de la plataforma Yescapa. Aridane, el dueño de la furgoneta, nos recibió en la gasolinera cercana al aeropuerto de Las Palmas, nos informó de las instalaciones de la furgoneta y nos dejó a nuestra disposición. Aquí tenéis un ejemplo de la ruta que se puede hacer viviendo en furgoneta.



Teror


A pesar de su horrible nombre, es un pueblo muy vibrante. Cada fachada se jacta de colores y hermosas puertas. En Teror no encontramos aparcamiento en un lugar pintoresco, así que paramos a pasar la noche en un aparcamiento público en el centro del pueblo. Fue suficiente para nosotros dormir tranquilos dentro de la furgoneta y pude salir fácilmente a explorar el pueblo por la mañana sin necesidad de caminar mucho.


A nuestra llegada al pueblo, el tiempo soleado se mantuvo por algún tiempo pero no por mucho. Por la noche todo estaba cubierto de nubes grises sin ningún indicio de puesta o salida del sol. No obstante, me desperté temprano para conocer la vida del pueblo con el sol naciente. La falta de luz solar tampoco fue un problema, el cielo nublado funcionó bien para capturar el exterior del pueblo.



En algún momento en medio de mi exploración me dirigí a la calle donde una pandilla de gallos pasaba el rato con sus canciones de alarma matutina. Su comportamiento desafiante devoró mi atención durante buena media hora.

Cuando terminé mi caminata matutina, el sol decidió aparecer por un rato.

Pasé por la terraza de la calle principal para disfrutar del desayuno con café y croissant.


Mientras Juan hacía su trabajo diario en la furgoneta, pasé un tiempo investigando el lugar de la noche. Decidimos probar un mirador en la montaña, que revelaría el pueblo en el valle, pero en nuestro camino comenzó a lloviznar y la visibilidad se arruinó por completo. Esto nos hizo torcer nuestros planes e ir más alto a las montañas. Al pasar por Valleseco brumoso, cuanto más alto conducíamos a lo largo del puerto de montaña, más claro se volvía el cielo y las nubes permanecían debajo de nosotros, con unas vistas espectaculares a nuestro alrededor. Llegamos al campamento Corral de Los Juncos alrededor de las 11 de la noche, estacionamos la furgoneta y nos acostamos poco después con la alarma puesta para la madrugada.


Parque Natural de Roque Nublo


Curiosamente, en mi primera mañana en el sendero Roque Nublo no llegué a Roque Nublo en sí. Había tantas escenas emocionantes para fotografiar en el camino que decidí dedicarles esa mañana y regresar la próxima vez para fotografiar diferentes escenas. El Roque de El Fraile y el mar de nubes en el valle fueron algunas de las cosas que me llamaron la atención. Se tarda aproximadamente 1 hora y 15 minutos en llegar al Roque de El Fraile desde el campamento Corral de Los Juncos.

En un primer plano, ese mar de nubes se veía impresionante.

En el lado opuesto de este valle estaba presenciando una cascada de nubes hipnotizante. Podría estar viendo este espectáculo de la naturaleza infinitamente.


El mismo lugar al atardecer era igualmente magnético para observar. Podeis ver la montaña de mi interés en primer plano y en una vista más amplia.



No todos los amaneceres tenían que ser una caminata de más de 1 hora. He encontrado hermosas vistas a solo unos minutos a pie a la derecha del campamento Corral de Los Juncos.


Corral de Los Juncos es una excelente base para explorar la zona montañosa de la isla, desde allí se pueden iniciar muchos senderos en varias direcciones. En cuanto al trabajo, la cobertura móvil es muy buena allí. Debido a los tiempos de Covid, la cantidad de campistas permitidos fue mucho menor que en tiempos normales, lo que nos permitió disfrutar de la zona con relativa tranquilidad. También es uno de los lugares más fríos de la isla, pudimos experimentarlo durante una mañana con niebla y viento (a fines de junio). Para poder alojarse en el camping es necesario solicitar permiso al Cabildo de Gran Canaria donde también se puede solicitar permiso para alojarse en otros campings del territorio del parque natural.


Un hermoso pero concurrido lugar para la puesta de sol que se llama "Ventana del Nublo", un arco en la roca a través del cual podemos ver la roca famosa y también el volcán Teide en el horizonte.




Tejeda


Después de 3 noches en Corral de Los Juncos, condujimos hasta el pueblo de Tejeda, que parecía ser uno de los pueblos con más encanto que he visto en España hasta ahora. Desde Tejeda intentamos ir a La Solana por la antigua carretera que bordea el acantilado, donde saltó la alarma de emergencia de nuestra furgoneta alquilada y volvimos al parking de Tejeda para pasar la noche y solucionar el problema.


La forma en que el pueblo de Tejeda está disperso por las laderas de la montaña es increíble!

Después de un atardecer desordenado me desperté para encontrarme con el amanecer en los alrededores del pueblo. Roque Nublo y Roque Bentayga de nuevo, abrazados por la luz de la hora dorada, esta vez desde otro ángulo.


Cuando finaliza la hora dorada, llega el momento de recorrer las calles matutinas del pueblo y disfrutar de las típicas fachadas canarias.



Este fue también el día en que comenzó una ola de calor y terminaron mis amados nubarrones. Para la puesta de sol elegimos entre el Pico de Las Nieves y el Mirador Degollada de Becerra. Este último ganó.



Para esta noche volvimos al Corral de Los Juncos una vez más.


Barranco de Los Cernicalos


Este día fue lento y lo dedicamos a explorar el barranco Los Cernicalos con sus cascadas. El sendero comienza cerca de MerenderosBarranco De Los Cernicalos, donde se encuentra el estacionamiento. Para mi decepción, la mayoría de las cascadas son muy pequeñas y apenas las notamos. Los últimos 2 en el camino son los más dignos. No obstante, el sendero es agradable y muy verde.


Debido al ángulo de inclinación en el estacionamiento, no pasamos la noche allí y nos mudamos al estacionamiento en Valsequillo. El área es conocida por su granja de fresas y pasamos un día tranquilo caminando por el pueblo y comiendo fresas compradas en el mercado local.


Barranco de Las Vacas


Esta parte del cañón se puede considerar una versión pequeña de Gran Canaria del cañón Antelope en EE. UU. Situado junto a la carretera GC-550, no muy lejos de Aguimes, es un lugar bastante popular. En nuestra primera visita vinimos un domingo por la tarde, justo a la hora del atardecer, esperamos a que toda la gente se fuera e hicimos algunos experimentos de lightpainting.

Mi corazonada es que el amanecer será un momento mucho más tranquilo para ir allí y evitar las multitudes.


Maspalomas


La ciudad en sí es muy turística, totalmente enfocada en hoteles y bungalows y tiene poco o nada de auténtica atmósfera canaria. Durante mi paseo por las calles entre todas las atracciones turísticas, divisé lugares dirigidos a turistas finlandeses y alemanes. Tampoco existen parkings con servicios de furgonetas camper. Aparcamos en la Avenida Granada cerca de Santa Mónica Suites y del Centro Comercial Cita, donde era más tranquilo en comparación con otros estacionamientos en la ciudad. Lo que realmente merece la pena visitar son las dunas de Maspalomas.


El mejor momento para evitar las multitudes es caminar hacia las dunas al amanecer.

La luz de la primera mañana fue meh, el sol salió directamente en la nube y solo apareció cuando ya estaba más alto. No descuidamos el paseo al atardecer y aunque había mucha gente paseando por las dunas, haciéndose selfies, etc, la luz era suave, con un ligero toque de viento, y lo disfrutamos mucho.


Caminamos todo el camino hasta el faro en el otro extremo de las dunas.


Después de ver un partido de fútbol en el bar, también volvimos a cruzar las dunas y me arrepentí de no haberme llevado un trípode mientras atravesábamos el área del cielo oscuro con el arco de la Vía Láctea que se extendía justo a través de las dunas.


A la mañana siguiente fue mejor, y aunque durante la noche no hubo suficiente viento para borrar todos los rastros, mis ojos aislaron algunas áreas vírgenes con texturas atractivas.


Uno puede incluso encontrar belleza en las huellas.

Las texturas también pueden ser bastante adictivas.

Pero siempre volviendo a una imagen un poco más grande.


Santa Lucia de Tirajana


Después de disfrutar de las dunas llegó el momento de volver a la montaña. Estábamos divididos entre Fataga, San Bartolomé de Tirajana y Santa Lucía de Tirajana y pasamos por todos ellos, pero decidimos regresar a Santa Lucía para obtener una mejor cobertura móvil y área de estacionamiento.


Hay un mirador Las Tederas en el noreste del pueblo, al amanecer los picos se iluminan con una suave luz dorada. Esa mañana tenía el lugar para mí solo, siendo la única persona que tenía ganas de caminar hasta allí.


Otra dosis de fachadas canarias en el pueblo.


La Sorrueda es un lugar al sur del pueblo de Santa Lucía de Tirajana, a 10 minutos en coche. Ofrece un mirador con una pintoresca puesta de sol sobre el embalse de Tirajana.




Continuando hacia el sur, llegamos a la formación rocosa con cuevas de La Fortaleza, que solía ser un refugio de los isleños en la época de la conquista española. Esa noche no éramos los únicos viajeros con furgoneta camper contemplando este místico lugar bajo las estrellas.



Por la noche regresamos al pueblo de Santa Lucía una vez más. Otro día de trabajo para Juan, y otra mañana de paseo para mí, hasta el mirador Ingenio de Santa Lucía de Tirajana al suroeste del pueblo. Gracias a ese pequeño coche rojo por pasar por el camino rural por el sentido de la escala.


Última mañana paseo por las tranquilas calles de Santa Lucía de Tirajana. Una mujer paseando con su perro fue el único personaje que vi en las calles, pero las fachadas canarias vibrantes abundaban una vez más.


Mirador Degollada de Las Yeguas


Desde Santa Lucía de Tirajana pasamos por el cañón de Tirajana, haciendo una breve parada en el mirador de Guriete. Una parada en Vecindario era necesaria para los servicios de la caravana y desde allí condujimos a lo largo de la costa para visitar un mirador astronómico Degollada de Las Yeguas y encontrar un posible lugar de estacionamiento nocturno cerca con una cobertura móvil decente. El cañón de Fataga parecía impresionante, pero a las primeras señales de la llegada de calima, la luz parecía muy tenue e inexpresiva.



Sin embargo, el camino por el cañón de Fataga es uno de los más entretenidos que hemos recorrido. Es tan empinado, curvo y angosto que en las curvas sin visibilidad estarías presionando constantemente el claxon para notificar a otros autos de tu presencia.

Es un mirador 360, desde allí se ve el cañón por un lado, el pueblo de Maspalomas con sus dunas por el otro. También es uno de los lugares más visitados de la isla, al igual que la Ventada del Nublo. Decidimos buscar otro lugar para pasar la noche y manejamos más hacia el oeste, hasta llegar a Arguineguín.


Desafortunadamente, el lado occidental de la isla no está tan adaptado para viajes en autocaravanas, apenas hay servicios de caravanas o áreas decentes para estacionar durante la noche. Así que aparcamos en algún lugar cerca de la playa y nos despertamos con los ruidos de la construcción por la mañana. Es un encantador pueblo de pescadores con algunas casas de pescadores vibrantes y restaurantes acogedores y, en otras circunstancias, podríamos quedarnos más tiempo, pero por la tarde nos trasladamos a Puerto de Mogán. Otro pintoresco pueblo costero, aunque con un aire más comercial. Una vez más, no nos quedamos aquí mucho tiempo y decidimos regresar a las montañas.


Mirador Guriete Y Regreso a La Fortaleza


¡Sí, el mirador de Guriete era hacia donde nos dirigíamos!

La carretera por el cañón de Tirajana también me pareció entretenida pero menos angustiosa que la carretera por el cañón de Fataga. En el siguiente panorama, si mirareis más de cerca, reconocereis a Fortaleza en una formación rocosa en el centro.

¿Adivina lo que hicimos en la noche? ¡Sí, perseguimos a via lactea sobre la caravana!

No es el lugar más oscuro para astrofotografía en la isla y tiene bastante contaminación lumínica de los pueblos cercanos y la carretera, pero este lugar nos pareció enigmático y esa fue una razón suficiente. Por la mañana también teníamos el lugar para nosotros solos (a excepción del hombre que paseaba a sus 2 perros). Este segundo tiro fue tomado de las rocas frente a Fortaleza.

El resto del día lo dedicamos a hacer snorkeling en la ventosa playa de Tufia y luego a una cena en Taliarte. Mi último recuerdo de Gran Canaria está en esta instantánea callejera de Taliarte de los chicos locales que regresan de la playa. Con esto termino este capítulo de Gran Canaria... hasta la próxima.


Cosas que usamos en este viaje:

Tarjeta SIM de datos ilimitados

Botas y ropa de montaña

Bastones de trekking

Park4Night aplicación

Respeto por el medio ambiente

Espíritu de aventura



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page